Thursday, 21 March 2013

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca


No soy el primero en decirlo y seguramente no sea el último pero con Ni No Kuni he vuelto a sentir lo que en la Play 1 con el épico Final Fantasy VII. Horas y horas de entretenimiento, batallas y más batallas, tener más dinero, mejores armas o conseguir la invocación de los Caballeros de la Tabla Redonda.
Ni No Kuni es un juego de corte RPG con una ambientación que quedará para la historia, ya que los Studios Gibli se han encargado del diseño artístico (responsables de pelis como El Viaje de Chihiro o el Castillo Ambulante). Sencillamente es una obra de arte. El diseño de los personajes y sus movimientos te introducen en una de sus pelis de dibujos, los enemigos, el mundo por el que te mueves... una pasada. 




En un principio el juego puede parecer un tanto infantil, la historia está influenciada también por los Studios Gibli. El protagonista es un niño de 13 años cuya madre se muere y de la pena que siente abre las puertas a un mundo paralelo lleno de magia. Un argumento que puede no ser lo más llamativo para un gamer que quiere mata-matas, pasar miedo o ver sangre a raudales salpicando a la cámara.

Pero nada más pasar una hora de juego te ves envuelto en toda la historia de Ni No Kuni, queriendo avanzar más y más. Todo empieza a tomar otros tintes más maduros hasta que te convences y dices: “ Este mundo lo salvo sí o sí”.

Aún así habrá gente que crea que sigue siendo un juego infantil, pues sólo hace falta enfrentarte a un par de jefes para darte cuenta que aparte de que la historia va madurando... los combates se ponen más difíciles. Incluso muchas veces te ves en la situación de que debes subir algún nivel que otro para poder enfrentarte al jefazo de turno que con una magia te quita media vida. 




Hablando de combates hay que decir que es uno de los puntos fuertes del juego, nada de combates estáticos en los que solo te mueves para hacer el ataque o la magia que quieres. Puedes moverte por todo el terreno, atacar por la espalda, recoger esferas para recuperar vida o maná y unas esferas especiales que te dan “super-ataques”.

Y para no aburrirse, añádele una dosis de Pokemon. Puedes ir por el mundo cazando bichitos, los cuales puedes entrenar, subir de nivel, evolucionar, darle golosinas para ser  amigotes y que mejoren aspectos como el ataque mágico o la defensa entre otros. Y si no tienes bastante con coleccionar monstruos, en todas las ciudades tienes misiones secundarias y cacerías en las que te mandan a por un monstruo en concreto, más fuerte de lo normal que te puede dar un sustillo si no vas con cuidado. Además, con estas misiones rellenarás unas cartillas de sellos que podrás canjear por mejoras como correr más, saltar o que los monstruos suelten más esferas. 




Como ya he dicho Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca es sencillamente una obra maestra. Horas y horas de juego, una buena historia que te engancha, alguna risa que otra, acción y una música excelente, ¿qué más se le puede pedir?

Carlos Massó

Pincha aquí para ver por cuanto compramos, vendemos e intercambiamos este juego:


No comments:

Post a Comment