Thursday, 26 September 2013

Anna Karenina


Argumento

Anna Karenina (Keira Knightley) y Alexei Karenin (Jude Law) son un matrimonio influyente de la alta sociedad de San Petersburgo en el siglo XIX. Anna recibe una carta de su hermano Oblonsky (Matthew Macfadyen) quien le pide ayuda para salvar su matrimonio con Dolly (Kelly Macdonald). Durante su viaje a Moscú, Anna conoce a la condesa Vronsky (Olivia Williams) con quien entabla conversación y a la que su hijo, el oficial de caballería Vronsky (Aaron Taylor-Johnson), ha venido a recoger. Este es el punto de partida de esta película sobre Anna Karenina, la novela homónima de León Tolstói.

Crítica

Anna Karenina, del director Joe Wright, es una magnífica adaptación de este clásico de la literatura universal al cine. Son varias las versiones que ya se han hecho de esta obra pero, sin duda, esta es la más bella y original. A diferencia de las otras, aquí la acción transcurre en el escenario de un teatro. El espectador asiste a sincronizados cambios de decorado y tiene la sensación de encontrarse entre bambalinas, al tiempo que disfruta de un maravilloso espectáculo de excesos visuales de cuyos encuadres es difícil apartar la mirada.


Esta arriesgada propuesta lleva el sello de Joe Wright, quien ha demostrado en su quinto trabajo que es un director valiente, respetando el clásico original pero sin tener miedo a innovar. Ha sido ese respeto sin temor lo que le ha permitido crear, a través de una sugestiva y fascinante puesta en escena y una espectacular banda sonora (Dario Marianelli), su genuina versión de Anna Karenina, a solo un paso de ser magistral.

La bella Knightley demuestra, una vez más, que es la reina de los papeles de época y realiza una labor interpretativa realmente encomiable. Law está inmenso en el papel de Karenin, al igual que Macfadyen, quien construye el personaje de Oblonsky presentándolo como uno de los más humanos de toda la cinta, lleno de defectos pero también de virtudes.

La nota negativa en Anna Karenina es la falta de química cinematográfica entre los actores Keira Knightley y Aaron Taylor-Johnson, un error de casting que se paga muy caro porque consigue que el peso de la historia de amor principal se diluya y brille más el romance secundario de la película, el de los personajes Katerina «Kitty» (Alicia Vikander) y Konstantín Dimitrivich (Domhnall Gleeson).

Aun con sus defectos, Anna Karenina es una digna y elegante versión del clásico de Tolstói y una película de gran belleza que vale la pena ver.


Lo mejor: Su carácter teatral, los actores secundarios y los primeros minutos, que son sublimes.

Lo peor: La falta de química entre los protagonistas lleva al espectador a preguntarse por qué Anna Karenina dejaría al brillante Alexei Karenin por un, simplemente atractivo, Vronsky. En ocasiones se percibe una sensación de demasiado artificio escénico.

Valoración: 8,5/10

Amelia Cobos



No comments:

Post a Comment