Saturday, 21 September 2013

Un plan perfecto


Argumento

Colin Firth es Harry Deane, un introvertido asesor de arte que trabaja para Lionel Shahbandar (Alan Rickman) un pendenciero multimillonario, aficionado al nudismo, que trata a Deane con sumo desprecio. Deane y su amigo Mayor (Tom Courtenay), experimentado falsificador, van a hacerle una suculenta propuesta a PJ Puznowski (Cameron Diaz), una texana experta en rodeo. Los tres forman parte de un complicado plan para hacer creer a Shahbandar que la pueblerina americana tiene en su casa —una vieja caravana donde vive con su madre— la obra «perdida» de Monet que el magnate lleva años buscando.

Crítica

Colin Firth y Cameron Diaz protagonizan Un plan perfecto, un remake adaptado muy libremente de Ladrona por amor (1966), bajo la dirección de Michael Hoffman (La última estación, 2009) y guionizada por Joel y Ethan Coen.

La película empieza mostrando al espectador una ejecución perfecta del plan trazado por Deane y Mayor, en el que aparece PJ, perfectamente vestida y haciendo gala de gran clase y distinción, ciñéndose al plan sin decir una sola palabra, mientras Shahbandar parece morder el anzuelo. Hasta ahí todo perfecto. Solo que el plan perfecto no existe y en ese momento comienza la verdadera historia plagada de enredos y giros inesperados que es Un plan perfecto.


Firth, con sus buenos modales a la inglesa, nos brinda momentos cómicos durante esta película; uno de los mejores en el lujoso hotel Savoy de Londres. Su papel de gentleman, que le va como anillo al dedo, es correcto en todo momento, ofreciendo gags de humor con naturalidad y, en ocasiones, alguna que otra carcajada.

Lo que se echa en falta es algo de química entre Colin Firth y Cameron Diaz, su compañera de reparto, quien ha protagonizado mejores papeles que este pero que, aun así, consigue hacer que su personaje funcione. Además, Diaz vuelve a cantar en esta ocasión como ya empieza a ser habitual en todas sus películas, desde aquel hilarante karaoke que nos regalara en la inolvidable película La boda de mi mejor amigo.

Para quienes como yo, cuando ven a Alan Rickman no logran quitarse de la cabeza al profesor Snape, una buena noticia: después de ver esta película vais a conseguir disociarlos. Con su fuerte personalidad Rickman borda el papel de excéntrico multimillonario obsesionado por el arte, aunque parece ser que solo por el arte que cuesta cantidades ingentes de dinero.

Stanley Tucci, quien últimamente no está muy acertado con sus personajes, interpreta a un alemán experto en arte; un breve papel que resulta demasiado exagerado y cargante.

Aunque lejos de ser un peliculón, Un plan perfecto es una comedia de consumo fácil, que consigue entretener y que, sin duda, nos deja una sensación agradable.


Lo mejor: Algunos disparatados momentos en los que se nota la esencia de los hermanos Coen en el guión.

Lo peor: La falta de química entre Diaz y Firth.

Valoración: 6,6/10

Amelia Cobos

Trailer Un plan perfecto

Pincha aquí para ver por cuánto compramos, vendemos e intercambiamos esta película

No comments:

Post a Comment