Sunday, 17 November 2013

El Gran Gatsby

La verdad tras el sueño Americano.


Para mi hablar de Baz Luhrmann es hablar de uno de los directores que más me han marcado con el tiempo, desde que viera su “Moulin Rouge!” allá por el ya lejano 2001, película que sirvió para revitalizar el género musical que se encontraba en horas bajas. 

Anteriormente ya había disfrutado de sus anteriores obras como su moderna y atrevida visión de “Romeo y Julieta” (1996), cual recomiendo su revisionado, y su mas desconocida “Strictly Ballroom” (1992) aquí conocida como “El amor está en el aire” formando estas tres obras producidas por la 20th Century Fox la conocida trilogía de la alfombra roja y que luego le seguiría la oda a su tierra natal “Australia” en 2008.

Viendo la carrera que tenia Luhrmann no es de extrañar que la obra de F. Scott Fitzgerald no acabara cayendo en sus manos, ya que a grandes rasgos “El Gran Gatsby” encuadra todo lo que había dirigido anteriormente el director antípoda. La denominada gran novela americana nos cuenta la vida de la alta sociedad americana en los felices años 20 desde el punto de vista de Nick Carraway, un joven aspirante a escritor que se muda a la costa este de EEUU arrastrado por la ola bursátil que estalló en aquellos años, donde los nuevos ricos surgían como setas con sus fiestas y excesos que hicieron de la costa este lo que es hoy.


Luhrmann repite en gran medida el esquema presentado en su mayor éxito, “Moulin Rougue!”, contando con un largo flashback y avisando ya desde el comienzo que no todo es tan brillante y colorido como pretende enseñarnos con las fiestas de Gatsby. Es aquí donde la música y la fotografía una impronta en la estética del director vuelven a ser primordiales a la hora de mostrarnos la película, con momentos sacados directamente de un videoclip con colores cálidos y vibrantes al principio de la película y que contrastan con los colores fríos y el pulso firme del cénit de la cinta.

Respecto a nivel interpretativo destacar a un Leonardo DiCaprio como Gatsby que vuelve a mostranos su versatilidad en un papel similar al que pudimos ver en “El Aviador”, un Playboy con sus luces y sombras que le queda como un guante. Una Carey Mulligan, que ya pudimos ver en la excelente Drive, como la frágil e indecisa Daisy Buchanan, un papel que borda y a la cual habrá que seguir la pista en el futuro; y un Tobey Maguire como un Nick Carraway cómplice de Gatsby que simplemente cumple con su papel a pesar de ser el nexo de unión de todos los personajes. Del resto del reparto también destacar el de Tom Buchanan interpretado por un Joel Edgerton que esperemos que deje sus papeles de secundario tras esta interpretación.

Como punto final destacar que la película adolece de un poco de falta de ritmo en su tramo final, una vez que las fiestas acaban y todo se vuelve más previsible y esto puede ser debido a una simplificación de la novela original en pos de un libreto más acorde al Hollywood actual donde todo ha de ser dirigido y mascado para el espectador medio, pero aun así una película disfrutable y que recordaremos durante un tiempo.


Gonzalo Bielsa

Pincha aquí para ver por cuánto compramos, vendemos e intercambiamos esta película

 

No comments:

Post a Comment