Tuesday, 5 November 2013

Si Fuera Fácil


Argumento

Si fuera fácil es, en realidad, un proyecto nacido como extensión de la película Lío embarazoso, por lo que sus protagonistas: Debbie (Leslie Mann) y Pete (Paul Rudd), nos resultarán conocidos. En esta ocasión, la pareja (que se acerca peligrosamente a la mediana edad) debe enfrentar retos como la madurez personal, la paternidad o los problemas domésticos y profesionales y, por supuesto, compaginarlo con disfrutar de la vida. Todo ello dará lugar a una serie de situaciones tan cómicas como dramáticas, en las que encontraremos caras conocidas, también en su película predecesora, como Jason Segel, Megan Fox y Chris O'Dowd.

Crítica
Uno de los puntos fuertes de esta película es que viene avalada por la dirección y guión de Judd Apatow (Virgen a los 40), que ya es considerado como uno de los mejores comediantes del momento. Con tan solo esta carta de presentación, la película ya resulta atractiva para muchos cinéfilos, pero si todavía no has visto nada de Apatow, esta cinta puede ser una estupenda oportunidad para engancharte a su cine o, en cualquier caso, para pasar un buen rato.

Como ya viene siendo habitual, los toques escatológicos y ciertos gags grotescos no faltan tampoco en esta película, aunque sorprende ver también ciertos matices de madurez en el propio director y guionista, pues esta es una de las primeras veces que podemos observar en el argumento un conjunto de conductas que siguen un patrón de verosimilitud y rigurosidad.


Pero que nadie se desilusione, esto no quiere decir que Apatow haya decidido dejar de hacer ese humor, un tanto absurdo e hilarante, que tan buenos resultados le ha dado hasta ahora. Al contrario, con Si fuera fácil podríamos estar ante la que, hasta el momento, sería su mejor película. Y es que las peripecias de Pete, mientras intenta salvar su compañía discográfica, o de Debbie, mientras trata de convencer inútilmente a todos de que tiene 38 años en lugar de 40, consiguen enganchar al espectador desde el minuto uno.

No obstante, aunque la película arranca fuerte, se desinfla un poco a medida que avanza, aunque más tarde vuelve a recuperar el ritmo, de manera que no llegamos a aburrirnos. Además, la falta de ritmo de la acción acaba siendo recompensada, con creces, con la estupenda escena del cumpleaños.

Una anécdota curiosa sobre esta película es que Leslie Mann es la esposa de Judd Apatow y no es la primera vez que colaboran juntos. Además, las hijas del matrimonio protagonista, son las propias hijas de ambos en la vida real, Maude e Iris Apatow.


Y hablando de cosas fáciles: imagino que no habrá sido nada fácil para el director trabajar con su familia al completo y dirigirla tras las cámaras, aunque con el visionado de esta película, comprobarás que el resultado es muy satisfactorio, y tanto Leslie Mann como las pequeñas defienden bien su papel.

Si fuera fácil es una película que ofrece 134 minutos de diversión, aunque en mi opinión, podría haberse condensado la historia en algo menos de metraje, agilizando el ritmo de la narración. Aun así, cumple sobradamente con las expectativas del espectador


Lo mejor: La presencia de secundarios como John Lithgow y Albert Brooks.

Lo peor: La costumbre de Apatow de alargar sus películas de forma innecesaria.

Valoración: 8/10

Amelia Cobos

No comments:

Post a Comment