Sunday, 24 November 2013

The Bureau: XCOM Declassified


En The Bureau: XCOM Declassified vamos a hacer un viaje al pasado, concretamente a los Estados Unidos en su versión de 1962: John F. Kennedy es el Presidente y la Guerra Fría está en pleno apogeo, sin embargo, las cosas pronto van a cambiar y el comunismo va a dejar de ser el principal enemigo, porque han llegado a la Tierra unos extraterrestres dispuestos a conquistarla. Nos metemos entonces en la piel del agente especial William Carter, él y sus compañeros no solo deben derrotar al enemigo, sino que, además, deben procurar que la población no sea consciente de que se ha desatado una batalla contra un enemigo extraterrestre.

Es difícil definir dentro de qué clase de juego podemos encuadrar a The Bureau: XCOM Declassified quizá porque, antes de llegar definitivamente a PC, PS3 y XBOX, el proyecto pasó por tantas manos y fue tan retocado que parece estar hecho a retazos para contentar a todos. Así, por un lado nos encontramos con un juego que intenta contarnos una historia épica de lucha contra un enemigo, a priori, muy superior, y por otro lado quiere ofrecernos horas de acción dedicadas a pegar tiros.


Desde el punto de vista visual no hay nada que reprocharle a The Bureau: XCOM Declassified y es que la ambientación en los Estados Unidos de los años 60 está bastante bien conseguida. Sin embargo, desde el punto de vista técnico, sí se le pueden poner algunas pegas, como que, en ocasiones, el juego tarda en reaccionar a las órdenes que le damos, algo que no es otra cosa que la consecuencia de permitir que un botón tenga demasiadas opciones asociadas.

Lo cierto es que el juego empieza muy bien, con una primera misión que es un tutorial para ponernos al día de todas las acciones que William Carter puede realizar y sobre cómo debe hacerlo. No obstante, llama la atención que, para aprender a manejar al protagonista, se nos pone en una situación complicada de la que salimos vivos de milagro. En las tres siguientes misiones, la acción sigue aumentando por momentos y no paramos de encontrar enemigos, a la vez que van abriéndose tramas secundarias, e incluso surge la opción de ir un poco a nuestro libre albedrío.

Por desgracia, a partir de aquí todo se descompone y el juego parece avanzar sin rumbo, habiendo perdido su sentido originario y hacia un final que parece haber sido escrito con demasiada prisa.


Lo mejor: La ambientación al más puro estilo años 60.

Lo peor: Las tramas secundarias que no llevan a ninguna parte y de las que apenas se obtienen beneficios.

Valoración:  4,5/10

Amelia Cobos

No comments:

Post a Comment