Wednesday, 27 November 2013

Todas Las Cosas Buenas

Bajo su engañoso título (semejante drama debería titularse "Todas las cosas malas") se edita en formato doméstico este film dirigido por Andrew Jarecki y protagonizado por unos mayúsculos Ryan Gosling y en especial Kirsten Dunst. Se trata de una producción de 2010 que retrata un caso real acahecido en Nueva York en la década de los 70 y 80.

David Marks (Gosling) es el hijo de un magnate del sector inmobiliario (Frank Langella) que desoyendo los consejos de su padre se casa con Katie, una atractiva estudiante de clase trabajadora (Dunst). 

Tras unos primeros tiempos felices para la pareja, las cosas comenzarán a torcerse cuando David vuelva al negocio familiar y a comportarse de un modo extraño, cosa que hará que Katie se cuestione con qué clase de persona se ha casado. La negativa de David a la sugerencia por parte de su mujer sobre la posibilidad de ser padres, abre una serie de interrogantes oscuros sobre el pasado de su marido, y su comportamiento cada vez más violento desencadena una serie de acontecimientos misteriosos aún por resolverse hoy día.

Os voy a ser sinceros: ésta es una de esas películas que no habría visionado de contar con otros actores, sin embargo me contabilizo entre ese tipo de público al que (no me preguntéis por qué) le gusta el estilo interpretativo de Ryan Gosling, un actor limitado, pero que es muy consciente de ello, y que haciendo prácticamente casi siempre lo mismo en cada película consigue estar bien, haciendo de esa parquedad interpretativa todo un sello de la casa.

En este film hay que reconocer que está realmente turbador y consigue captar la esencia de ese tipo de persona retraída y con un mundo interior oscuro y te obliga a  visionar la película con una sensación de intranquilidad y desconfianza hacia todo lo que rodea a su personaje.
Sin embargo y conta todo pronóstico (y lo digo porque nunca ha sido una actriz que me entusiasme demasiado) es Kirsten Dunst quien se lleva en esta ocasión el gato al agua a nivel interpretativo. La actriz da todo un recital dramático poniendo el contrapunto cálido al personaje de Gosling, llevando realmente el peso de la película con su soberbia actuación, consiguiendo el mejor trabajo de su vida. Solamente por ese motivo ya merecería la pena ver una película como Todas las cosas buenas.
En la dirección Andrew Jarecki, director y compositor quien gozó de cierta popularidad(sobretodo en los circuitos de los festivales de cine), gracias a otra dura historia real: Capturing the Friedmans, un documental sobre una aparente família americana modélica que escondía un siniestro caso de pederastia.

Una película por tanto que no deja con un buen sabor de boca (recordemos que se basa en un caso real), pero que merece verse en el caso que seas amante de los thrillers siniestros y las buenas interpretaciones.
Chema Ponce


No comments:

Post a Comment