Monday, 17 February 2014

Un Amor Entre Dos Mundos


Argumento 

Un amor entre dos mundos nos sitúa en un universo en el que coexisten dos planetas similares, uno encima del otro, gracias a sus distintos tipos de gravedad. Los habitantes de un planeta dominan a los del otro, un lugar muy humilde donde los habitantes cuentan con muy pocas posibilidades. En el planeta «menos afortunado» vive el joven Adam (Jim Sturgess), quien recuerda haber conocido a  Eve (Kirsten Dunst), una chica del planeta superior, cuando ambos eran niños. A pesar de que los habitantes de ambos planetas tienen totalmente prohibido interactuar, un día por casualidad, Adam vuelve a ver a aquella joven en televisión y decide que esta vez nada ni nadie podrá separarlos.

Crítica

Como espectadores muchas veces nos quejamos de que no vemos nada nuevo en el cine, sin embargo, no siempre una idea novedosa es igual a una buena idea y un claro ejemplo de ello es esta película. A priori, el film podría haber ido mucho más lejos e incluso convertirse en una crítica social, dada la relación de dominio-subordinación entre los habitantes de un planeta y de otro. No obstante, los guionistas prefirieron no ahondar en algo tan espinoso y optar por contarnos una insulsa historia de amor entre dos jóvenes que, aunque se aman, no pueden estar juntos por pertenecer a extractos diferentes de la sociedad; algo que, sin duda, ya hemos visto cientos de veces y es una pena, pues la película comienza pareciendo algo totalmente distinto e innovador.




Uno de los puntos fuertes de esta película es su fotografía, ya que a nivel visual está muy bien trabajada. Ejemplos de ello son el espectacular Café de los Mundos o la Planta Cero del Transword, el edificio que une ambos mundos y que es el único lugar donde los habitantes de los dos planetas tienen permitido relacionarse. Este buen trabajo de infografía no es solo alabable por su buen resultado, sino porque además, Un amor entre dos mundos no es la típica producción con millones de dólares de presupuesto.



Los protagonistas de este filme son Jim Sturgess y Kirsten Dunst, que a pesar de los buenos trabajos a los que nos tienen acostumbrados no consiguen brillar aquí como es habitual; algo que, sin lugar a dudas, es más culpa del guión que de los propios actores. Es precisamente el guión de esta película el que hace que una cinta que podía haber sido original y memorable para  los espectadores, se convierta en una más del montón en la que la historia al final se resuelve de manera apresurada, haciendo que incluso la historia de amor que se supone que es la gran protagonista del film se convierta en algo intrascendente.



Un amor entre dos mundos es, en definitiva, una de esas películas que amas u odias. Si te pones a analizarla con objetividad, verás que esta historia ya te la han contado miles de veces, incluso de mejor manera, pero si te libras de expectativas y te dejas llevar por la experiencia audiovisual que ofrece, podrás disfrutar de ella.




Lo mejor: Una estética innovadora con llamativos escenarios.



Lo peor: El argumento carece de consistencia, algo que se nota de forma especial desde la mitad de la película hasta su final.



Valoración: 6/10


Amelia Cobos



No comments:

Post a Comment