Friday, 28 March 2014

El Juego de Ender


Adaptando lo inadaptable.

El juego de Ender película basada en la homónimo libro escrito por Orson Scott Card en 1985 nos relata la historia de Ender Wiggin un niño que vive en un mundo donde los adultos buscan de forma incansable al que traerá la paz en una guerra por la supervivencia de la humanidad contra los insectores una raza alienígena que trata de colonizar el planeta tierra.

Una sinopsis que podría provenir de cualquier Blockbuster veraniego para toda la familia de los que produce habitualmente Hollywood, pero “El juego de Ender” es algo más que eso, para empezar el libro cuenta con el honor de ser considerado uno de los mejores relatos de ciencia ficción jamas escrito junto a los que podrían ser “La fundación” de Isaac Asimov o “Starship Troopers” de Robert A. Heinlein. También cabe destacar que esta novela siempre se le ha considerado inadaptable por la forma en que se enfoca la acción del libro; que se desarrolla dentro de la cabeza de Ender y en el videojuego al que juega, y por los continuos intentos de su autor de llevar adelante una adaptación de la misma, escribiendo él mismo el guion en diversas ocasiones pero que nunca llegaron a buen puerto.


Con todos estos antecedentes nos encontramos por fin con una adaptación de la obra de Scott Card por parte de un Gavin Hood (X-Men Origenes: Lobezno) en estado de gracia, ya que no solo dirige si no que co-escribe el guion de esta versión junto a David Benioff y Daniel B.Weiss dando lugar a una adaptación algo libre de la obra original pero que conserva el espíritu y el mensaje del libro unificándolo con lo que debe ser el cine, entretenimiento.

La concepción de esta película puede ser pareja a la de “Parque Jurásico” a principios de los noventa, una novela de éxito con difícil adaptación al lenguaje cinematográfico por su complejidad técnica y de forma, que se convirtió en una película fácilmente digerible para todo el público y en todo un espectáculo audivisiual. “El juego de Ender” se mueve en esta linea, pero por cosas del destino no ha sido el bombazo que podría esperarse a pesar de contar con los ingredientes para serlo.

Las interpretaciones una vez más son la clave del sustento de la película, una mala elección de Ender hubiera arrastrado todo el film y demos gracias que Asa Butterfield (El niño con el pijama de rayas) clava su papel de joven incomprendido que se ve inmerso en un mundo de adultos que no es el suyo, su trabajo hace que tomemos rápidamente empatía por su personaje. 


El resto del reparto consta de grandes estrellas de Hollywood como Harrison Ford (Indiana Jones) como el director de la escuela militar donde vuelve a mostrarse bastante cohibido como en sus últimos trabajos o Ben Kingsley (Gandhi) en el papel del héroe de guerra Mazer Rackham que hace un breve papel pero de gran empaque en la historia y que demuestra que este actor vale como para un roto como par un descosido debido a su gran versatilidad.

Aunque la película versa de los años de instrucción de Ender en la escuela militar y por lo tanto no veremos grandes batallas contra los insectores, ya que solo hacen acto de presencia hasta bien entrado el desenlace del filme, el guion se mueve entre los sentimientos y vivencias de Ender abarcando una buena parte del libro original y obviando aquellos que no serian interesantes de cara al desarrollo central de la película como puede ser la profundización en la política en la tierra y las guerras de ascenso al poder de uno de los hermanos de protagonista. Aun así veremos una película de ciencia ficción con unos efectos especiales bien llevados, realizados por la compañía Digital Domain, compañía fundada por James Cameron y Stan Winston que entro en bancarrota tras la producción del filme, y que nos regala unos momentos memorables como las batallas de entrenamiento o la toma inicial con la segunda guerra de los insectores, que se repite a lo largo de la
película.
Gonzalo "Shinterry" Bielsa






No comments:

Post a Comment