Tuesday, 8 April 2014

Diablo III: Reaper Of Souls

¿A qué sabe el miedo Nephalem?


Diablo III recibe su primera expansión, que seguramente no sea la última, tras dos años del lanzamiento del original. Durante todo este tiempo el juego ha sufrido una gran cantidad de críticas respecto a su forma de revisionar el juego que cautivó a millones de jugadores a principios de siglo, desde la imposición de una conexión permanente, a la creación de la casa de subastas para poder vender los items del juego tanto por oro del juego como dinero real.

Todas estas críticas se llevaron por delante al director general del juego Jay Wilson a los pocos meses de su lanzamiento. Este panorama llevo a Blizzard a replantearse algunos aspectos del juego y en estos dos años se han seguido una gran cantidad de actualizaciones donde la última de ellas, este pasado mes de febrero, nos preparaba para lo que nos vendría con esta expansión.

La gran cantidad de cambios de estos dos años dejan clara la intención de Blizzard de escuchar el feedback de los jugadores y como muestra la experiencia de juego ahora dista mucho de lo lanzado inicialmente, eliminada la casa de subastas, inclusión de los niveles de leyenda, el rebalanceo de muchos items y habilidades junto a un largo etcétera han hecho que muchos de los jugadores que abandonaran el juego vuelvan ahora a la tierra de Tristán para el lanzamiento de esta expansión.

En Reaper of Souls nos encontramos como principales novedades un nuevo capítulo y una nueva clase jugable, pero estas no son las únicas novedades que veremos.


El nuevo acto continúa donde lo dejamos, Diablo ha sido encerrado y los Nephalem han liberado Tristán del resurgir de la oscuridad con la ayuda de Tyrael, pero Malthael el arcángel de la sabiduría que se había escondido en la sombre tras los acontecimientos de Diablo II vuelve como el Ángel de la Muerte para liberar a Diablo de su cautiverio. Este acto nuevo nos lleva a una nueva tierra, Westmarch, donde Malthael se atrinchera en la fortaleza del Pandemoniun junto a una legión de nuevas criaturas.

El Cruzado será la nueva clase que viene a ser un cruce del clásico Paladín de Diablo II junto al Mago del presente juego, destaca por su alto poder ofensivo junto a la posibilidad de tanquear gracias a sus habilidades de aumento de armadura según va recibiendo daño o su capacidad de provocar al enemigo haciendo que se centre en él. Su stat principal sera la inteligencia haciendo que comparta posibilidad de equipo junto al mago, como ya hacían el Monje y el cazador de demonios con la destreza antes de esta expansión.

Otra de las novedades son una inclusión de mini campañas o modos de juego como son el modo aventura donde podremos recorrer cualquiera de los cinco actos del juego a nuestro antojo sin las limitaciones que nos impone la historia, todos los caminos abiertos y los teletransportadores desbloqueados desde el principio, dicho modo está pensado para saltar de zona en zona de la tierra de Tristán matando a las masas que queramos sin perder ninguno de los bonos que nos vayamos encontrando.

Los contratos son otra de las novedades que nos encontramos, nuevas mini mazmorras que se generan de forma aleatoria en las que tendremos que adentrarnos para vencer al jefe, o jefes, de esta para hacernos con el botín. Y por ultimo las fallas de Nephalem un modo horda donde tendremos que superar continuas oleadas de enemigos que cada vez se harán más fuertes, cuantas más oleadas soportemos más y mejores objetos obtendremos.


Todo esto y mucho más como la mística que promete revolucionar y dar uso a objetos que antes parecían inservibles, las mejores que propone el botín 2.0, esta mejora está disponible sin la necesidad de comprar la expansión, hacen que la expansión Reaper of Souls sea la definitiva muestra de que lo ocurrido tiempo atrás con Diablo III fue solo un espejismo y que vuelve para reclamar el trono de los Action RPG.

Gonzalo “Shinterry” Bielsa



No comments:

Post a Comment