Wednesday, 9 April 2014

Odd Thomas: Cazador De Fantasmas


Thomas (Anton Yelchin) colabora asiduamente con la policía ayudándoles a resolver crímenes, gracias a que tiene un don y puede ver fantasmas, además de espíritus malignos que se regodean en el dolor y cuya presencia siempre es sinónimo de que va a desatarse un episodio violento: los bodachs. El protagonista descubre que en su localidad va apareciendo un número cada vez mayor de estos espíritus y que todos ellos parecen estar relacionados con un enigmático hombre que ha puesto en marcha un peligroso complot.

Odd Thomas es una de esas películas que podemos calificar de comedia de terror sobrenatural en la que no faltan todos los elementos del género y que nos recuerda por momentos a grandes clásicos de los años 80 y 90 como «Noche de miedo» o «Agárrame esos fantasmas». Esta cinta es la adaptación al cine de una de las novelas de Dean Koontz, traducida al castellano como «Mi nombre es Raro Thomas», primera de una saga basada en este personaje. Cuenta además con el honor de ser la única de las múltiples adaptaciones al cine de sus novelas que ha agradado al autor, hasta tal punto que ha dedicado al director de la película, Stephen Sommers, su libro «Deeply Odd».



Entretenida y sencilla de ver, Odd Thomas es un filme apto para cualquier tipo de público y que puede disfrutarse en familia. Sin embargo, es una película prácticamente desconocida para el gran público debido a que a España ha llegado directamente en formato DVD. Mientras, en Estados Unidos sigue esperando que alguna compañía se anime a distribuirla y todo ello debido a disputas entre las compañías productoras por temas relacionados con el dinero.

Y hablando de dinero, este es un elemento esencial que se nota que falta en la película, la historia no está mal y el casting principal funciona como un reloj (especialmente el gran Willem Dafoe como jefe de policía Wyatt Porter), pero se aprecia una clara falta de presupuesto que nos conduce a una fotografía al más puro estilo telefilme televisivo. Los efectos especiales también podrían haber sido mejores con algo más de inversión. Aspectos como estos hacen que la película no termine de despegar y que por momentos nos dé la sensación de estar ante una película de serie B.

Un punto importante que juega en su contra es que, en ocasiones, parece que el protagonista conoce cosas por ciencia infusa, cuando lo que ocurre es que faltan partes importantes que sí aparecen en la novela, pero se han obviado en la película. Vamos, que si no has leído el libro de Koontz habrá cosas que se te escapen.



Lo mejor: Una trama ágil y un humor que resulta simpático y que consigue que la película se desarrolle sin hacerse pesada.

Lo peor: Ese aire de película hecha exclusivamente para televisión.

Valoración:  6,5/10

Amelia Cobos 


No comments:

Post a Comment