Monday, 14 April 2014

Riddick


Traicionado por su especie y dado por muerto, Riddick (Vin Diesel) intenta sobrevivir en un planeta hostil infestado de extraños seres que aparecen en cuanto cae la noche. La llegada al planeta de un equipo de cazarrecompensas dispuestos a llevarse una suculenta suma por la cabeza del furyano, dará a este una oportunidad para intentar escapar en su nave. No obstante, muy pronto unos y otros acabarán dándose cuenta de que no podrán escapar si no colaboran.

Esta es ya la tercera entrega de las aventuras de Riddick, un personaje al que conocimos allá por el año 2000 en la ya mítica Pitch Black. Tras un intento de dar a esta saga un toque más épico con Las crónicas de Riddick, en esta ocasión Vin Diesel y David Twohy dejan de lado la versión de héroe incomprendido del furyano y vuelven a retomar sus orígenes con un personaje tan chulesco como el que vimos en la primera parte, además de una gran dosis de acción, algo que sin duda encantará a los fans de este personaje.


Entre Pitch Black y Las crónicas de Riddick hubo una gran diferencia no solo a nivel argumental, sino también a nivel económico, que repercutió directamente en el aspecto estético de la película. En Riddick no vamos a ver un diseño de vestuario y unos escenarios tan logrados como vimos en la segunda entrega de la saga, pero a cambio vamos a recuperar al auténtico Riddick, ese capaz de acabar con quien haga falta para conseguir sus objetivos.

Como ya ocurría en la primera película de la saga, en esta nueva entrega su director David Twohy vuelve a demostrarnos que hace virguerías con los recursos que tiene a su alcance y que siempre es buen momento para sorprender al espectador. Aunque en ciertos efectos especiales puede apreciarse la falta de presupuesto, nos queda claro que Twohy es capaz de hacer buena ciencia ficción sin gastar demasiado, contando con un buen equipo y sabiendo muy bien lo que se hace.


Por lo que se refiere al elenco protagonista, junto con Vin Diesel que tiene en Riddick a uno de los mejores personajes que ha interpretado, nos encontramos a un Jordi Mollá al que nuevamente le toca meterse en la piel del villano, y a una Kate Sackhoff dedicada por entero a su papel de mujer dura, que son sin duda quienes mejor dan la réplica a Diesel.

Rodada principalmente en Montreal, el equipo se desplazó a Egipto para rodar las escenas ambientadas en el planeta del espacio exterior. El lugar elegido fue el Desierto Blanco de Farafra, por su coloración especial y las peculiaridades de su paraje natural.

Para aquellos que no sean seguidores de esta saga, Riddick puede resultar una película de acción y ciencia ficción que no les aporte nada especial, pero para los que echaban de menos las gafas negras de Riddick, esta película es una digna continuación de una saga que tiene pinta de no acabar aquí…


Lo mejor: El reencuentro con el Riddick socarrón al que tanto se echaba de menos y que (me da la sensación) se le hace un cariñoso homenaje.

Lo peor: La trama es bastante simple.

Valoración: 7,5/10
Amelia Cobos


No comments:

Post a Comment