Monday, 12 May 2014

Mud


Resulta curioso el caso del actor Matthew McCnonaughey, cuya carrera ha estado sembrada de comedias estúpidas (a veces con la insoportable Kate Hudson) en las cuales parecía que lo que más le interesara al actor tejano era enseñar sus pectorales que elegir buenos papeles. Pero parece ser que el sr. McCnonaughey un día se despertó y vió la luz y se percató que estaba tirando su carrera a la basura y decidió darle un giro a ésta. Fruto de esa acertadísima decisión han salido sus mejores papeles y los mejores films en los que ha trabajado: desde "El Inocente" hasta "El Lobo de Wall Street", pasando por "Dallas Buyers Club", la cual le ha reportado su primer Oscar.

Y de Oscar también es su interpretación en la película que hoy os comento: "Mud", una historia con ecos de las novelas de Mark Twain en las cuales se inspiró su guionista y director Jeff Nichols, responsable del film "Take Shelter".



"Mud" cuenta la historia de dos niños de catorce años, Elis y Neckbone, quienes un día se topan con un desconocido que responde al nombre de Mud y que al parecer se esconde debido a los problemas en los cuales anda mentido. Los niños deciden ayudar a Mud, ya que éste les cuenta que se encuentra en esa situación por haber matado a un hombre que maltrató de su novia, y la historia le llega en especial a Elis debido a que sus padres se quieren separar. Para ayudar al proscrito contactan con su novia (Reese Whiterspoon, otra especialista en películas tontas que aquí se desquita en cierta manera con una gran actuación), la cual no da demasiadas muestras de querer ayudar a Mud. En medio de este panorama nos topamos con la familia del hombre al que Mud mató, quienes quieren acabar con él a toda costa, sobornando a las autoridades locales y a medio pueblo hasta verlo muerto. Les por su parte, se enamora de una adolescente dos años mayor que él, pero pronto comprenderá que no fué muy buena idea hacerlo. 



Una buena película, sustentada en el gran trabajo de McCnonaughey y el resto de actores (ojo con el chaval que interpreta a Les, una máquina de la actuación al que le espera una brillante carrera, a no ser que se transforme en otro Macaulay Culkin), entre los que destaca también el veterano Sam Sephard. Gran dirección, buen montaje y fotografía, la película te mantiene interesado por su desenlace a pesar de su pausado ritmo, lo cual no es obstáculo para que la cinta fluya sin que te aburras un instante.

Resumiendo, celebramos desde aquí este inesperado cambio de registro de un actor al que dábamos por perdido y el cual demuestra una vez más que a veces no hay malos actores, tan solo actores que no quieren hacer cosas diferentes a la basura a la que equivocadamente nos tenían acostumbrados.


No comments:

Post a Comment