Tuesday, 13 May 2014

Jobs


El Biopic (película biográfica), es todo un género cinematográfico en sí mismo, el cual cuenta con un buen puñado de films entre los que destacaré “Chaplin”(1992),”El hombre elefante” (1980), “Gandhi” (1982), “Ed Wood” (1994) o “El escándalo de Larry Flint”(1996). En mi opinión un buen biopic ha de reunir una cualidad imprescindible para que sea válido: debe retratar con fidelidad a la persona a la que recrea. Porque de no ser así, ¿qué la diferenciaría de un guión ficticio al uso? ¿Por qué molestarse en contar la vida de alguien si no es fiel al mismo? Por otro lado debemos preguntarnos también ¿cómo saber si es fiel si no hemos conocido directamente a la persona?

Por todos estos motivos tras el visionado de “Jobs” el biopic sobre el creador de Apple Steve Jobs no podía dejar de preguntarme qué partes del film eran fieles a este señor y qué partes trataban de glorificarlo y mejorar su personalidad (práctica muy común en la mayoría de biopics).

En primer lugar he de deciros que la película me ha gustado a pesar de que hasta mis oídos  solo habían llegado críticas no muy positivas, lo cual vuelve a demostrarme (una vez más), que las críticas (incluida esta) han de tenerse en cuenta hasta cierto punto y no tomarlas como una verdad absoluta.
 
Muy bien interpretada por Ashton Kutcher (sin ninguna duda su mejor trabajo hasta la fecha), el film nos narra la creación por parte de él mismo y de su socio Steve Wozniak de la empresa de ordenadores Apple y de su particular y única manera de enfocar y guiar esa empresa por el entonces incipiente negocio de la informática. Su pasión y energía serán clave para poder defenderse de todos los chupópteros y tiburones de las finanzas que pretenderán desdibujar su idea original y despersonalizar la esencia de algo más que una empresa de ordenadores.

Magníficamente secundado por Josh Gad en el papel de Wozniak y por el veterano Dermot Mulroney, interpretando maravillosamente al cínico empresario Mark Markkula, Kutcher se mimetiza hasta lograr convertirse en un clon de lo que nosotros creemos, debió ser ese gran visionario de las ideas que fue el prematuramente desaparecido Steve Jobs.

Una cinta con un buen ritmo, reparto acertado y bien dirigido por Joshua Michael Stern, quien dirigió hace algún tiempo la cinta “El libro mágico”.

Chema Ponce



No comments:

Post a Comment