Monday, 30 June 2014

Blue Jasmine


Jasmine (Cate Blanchett) es una mujer acostumbrada a la vida en la alta sociedad neoyorquina, gracias a su matrimonio con un hombre rico. Pero mientras Jasmine mira para otro lado, su marido sigue haciendo fortuna a base de estafas y diversas corruptelas. Cuando el marido es detenido y la pareja lo pierde todo, a Jasmine no le queda más remedio que mudarse a San Francisco con su hermana Ginger (Sally Hawkings), una mujer que sigue perteneciendo a la clase baja y con quien nunca ha tenido demasiada relación. Una vez instalada en San Francisco, Jasmine tendrá que empezar una nueva vida, estudiar y comenzar a trabajar; todo ello mientras combina un uso excesivo de antidepresivos con alcohol, sin dejar de recordar su antigua vida.

A sus 77 años Woody Allen sigue manteniendo su compromiso con el público y es fiel a su tradición de estrenar una película cada año, así que Blue Jasmine ha sido su apuesta cinéfila para el 2013. Del cine de Allen queda bien poco por decir y es que, su carrera es ya tan extensa, que ha dado tanto para premios como para aceradas críticas, dado que su trabajo en la mayoría de los casos, no tiene término medio: o te encanta o lo odias. El director cuenta con un público fiel, consumidor de sus películas traten de lo que traten, pero cuenta también con un gran número de detractores que no dan oportunidad alguna a su trabajo y, eso, el cineasta lo sabe muy bien.


Sin embargo, Blue Jasmine es una comedia dramática altamente recomendable para todos aquellos amantes del cine, sean o no seguidores de Woody Allen, ya que la cinta nos cuenta una historia tan desgarradora como verosímil, acompañada por momentos de un toque de humor y una alta carga de crítica y mordacidad.

En los últimos años, Allen se ha dado un tour por Europa y algunas de sus últimas películas más bien parecían un catálogo de vacaciones (Barcelona, Roma, etc.). Sin embargo, con Blue Jasmine, Allen ha dejado atrás esa tendencia a centrarse en el escenario y se ha concentrado en una historia intensa sobre la vida de la protagonista, a la que la cámara sigue día y noche para transmitirnos todo lo que ve, oye y siente.

Sin lugar a dudas, Cate Blanchett es una de las principales claves del éxito de esta película, es más, sin su buen hacer esta película habría pasado seguramente más desapercibida. Pero aunque Blanchett es la protagonista absoluta, es especialmente destacable el papel de los personajes secundarios como el de Sally Hawkings interpretando a Ginger, la hermana de Jasmine, y el de un amplio elenco masculino en el que no faltan Peter Sarsgaard o el seductor Alec Baldwin, entre otros, reflejando un más que notable trabajo de casting.


La profunda e inquietante Blue Jasmine ha sido la película más taquillera de Woody Allen en Estados Unidos, dato más que significativo si tenemos en cuenta la gran cantidad de películas que integran su filmografía.

Lo mejor: La deslumbrante interpretación, llena de matices, de Blanchett que es capaz de pasar de la risa a la mayor de las depresiones en un solo instante.

Lo peor: Algunas tramas secundarias están de más.

Valoración: 9/10
Amelia Cobos 


No comments:

Post a Comment