Tuesday, 3 June 2014

El Camino De Vuelta


Duncan es un chico de 14 años que enfrenta con resignación el tener que pasar las vacaciones en la casa de la playa del nuevo novio de su madre. La perspectiva no agrada al chico, bastante serio e introvertido, que no se lleva bien con su nuevo padrastro, quien se muestra más ocupado en consumir drogas y estar con mujeres que en cualquier otra cosa, y aprovecha cualquier ocasión para humillar a Duncan.

Sin embargo, la visión que el chico tenía sobre sus vacaciones de verano cambia cuando comienza a trabajar en un viejo parque acuático y conoce a  Owen, un moderno Peter Pan quien, con sus conocimientos e ideas, conseguirá que el chico comience un viaje interior para descubrir quién es en realidad; algo que le llevará a enfrentarse con su padrastro y a reanudar su relación con su madre.

El camino de vuelta es una de esas películas que con frecuencia pasan desapercibidas en la taquilla por invertir menos en marketing que otras, pero que acaba convirtiéndose en una pequeña perla para aquellos que tienen la suerte de descubrirla.


Puede que el argumento de «descubre quién eres, sé tú mismo» no sea nada nuevo en el mundo de Hollywood. Sin embargo, Nat Faxon y Jim Rash han conseguido elaborar un guión que nos mete de lleno en la vida de este adolescente y nos hace revivir ese verano que todos recordamos con especial intensidad por diversas razones y que, en la mayoría de los casos, supuso franquear la barrera entre la niñez y el comienzo de la vida adulta. La película supone, además, un debut más que brillante de la pareja Faxon/Rash en el mundo de la dirección.

El camino de vuelta tiene mucho de drama familiar, pero que nadie se lleve a engaño, se trata en realidad de una comedia dramática que convierte situaciones que habitualmente serían emocionales en algo fresco y divertido. Es cierto que no logra arrancar la carcajada, pero tampoco es ese su objetivo ya que no es la típica película que podríamos considerar «de cachondeo», sino una historia atractiva dotada de un sutil ingenio, a pesar de que en su argumento no encontremos nada nuevo.

Especialmente destacables son las interpretaciones de Sam Rockwell y Steve Carell. El primero consigue demostrar por fin su buen hacer interpretativo, improvisando, pero sin llegar en ningún caso a caer en la sobreactuación. Y digo improvisando porque lo cierto es que buena parte de sus diálogos no estaban escritos. Por su parte, Steve Carell logra con esta película alejarse de los tópicos que le han echado encima los personajes que ha interpretado hasta el momento y nos muestra por fin un lado oscuro. Junto a ellos, la siempre impecable Toni Collette en el papel de madre de Duncan que, como viene siendo habitual, roza la perfección.


En definitiva, El camino de vuelta es una película bien narrada y muy bien interpretada que, lejos de hacerse pesada, nos resulta tan breve como un suspiro. Muy recomendable.

Lo mejor: La música y la fotografía acompañan de la mejor manera posible a una buena historia.

Lo peor: En algunos momentos se apega demasiado a algunos clichés.

Valoración: 8/10

Amelia Cobos



No comments:

Post a Comment