Monday, 23 June 2014

Somos Los Miller


David Clark (Jason Sudeikis) es un traficante de drogas que tras intentar ayudar a unos adolescentes acaba siendo asaltado y perdiendo la droga que llevaba, algo que le sitúa en una incómoda posición ante su proveedor, a quien ya debe una gran cantidad de dinero. Para saldar su deuda, David se verá obligado a transportar un gran alijo de drogas desde México hasta Estados Unidos. En su aventura no estará solo, le acompañará su vecina y stripper Rose (Jennifer Aniston), un joven un tanto peculiar que acaba de ser abandonado (Will Poulter) y Casey (Emma Roberts), una conflictiva chica que vive en la calle.

De esta forma, David y sus acompañantes se convierten en los Miller, una familia «ejemplar» que va a pasar el fin de semana del 4 de julio por todo lo alto: a priori, el plan perfecto para poder pasar desapercibidos y cruzar la frontera con la droga. No obstante, los Miller pronto se darán cuenta de que nada resulta tan sencillo como imaginaban.

Somos los Miller supone una vuelta de tuerca más al ya de por sí extenso género de las road movies. La película encaja además dentro del género de comedia americana de última generación que el mercado hollywoodiense nos está proporcionando en los últimos años, recogiendo los tópicos más frecuentes de esta, que poco o nada tienen que ver con la clase de humor al que nos tenían acostumbrados. A la sazón: actores famosos, personajes estrafalarios, un guión que deja mucho que desear y un recurso siempre fácil: el lenguaje soez y de connotaciones sexuales.


En Estados Unidos, la película tiene una clasificación R, es decir, que no está recomendada para las mentes adolescentes, pero fuera de las fronteras norteamericanas la verdad es que pocos adolescentes encontrarán en esta película algo que pueda sorprenderles u ofender su sensibilidad. No falta al final de la película un tono de moralidad que vuelve a poner de relieve la importancia de la familia. En definitiva, una película que pretende ser transgresora y rompedora, pero que al final acaba incurriendo en los mismos tópicos de siempre.

Con sus 110 minutos de duración, Somos los Miller tiene suficiente metraje como para aburrir por momentos a los espectadores. No obstante, a pesar de que el argumento no es nada del otro mundo, nos ofrece alguna que otra sonrisa más bien intermitente y un par de momentos en los que se hace inevitable la carcajada.

Por lo que se refiere a los actores, la pareja protagonista está encarnada por Jennifer Aniston y Jason Sudeikis quienes, a pesar de no exhibir una gran química entre ellos, logran salvar su papel. Sin embargo, no aporta nada a la película Emma Roberts en su papel de joven fugitiva, siendo sin duda Will Poultier (quien interpreta a Kenny Rossmore, un joven sensible, virgen y adicto a los videojuegos) el gran descubrimiento de esta película y quien realmente consigue que el espectador se quede con un buen sabor de boca tras su visionado. Por otra parte, pienso que Ed Helms podría haber sacado más partido a su personaje, el traficante de marihuana Brad Gurdlinger.

Lo mejor: Aunque no aporta nada nuevo, al menos el planteamiento inicial es original.

Lo peor: Dura demasiado, con un metraje algo más corto la película podría haber sido un mejor producto.

Valoración: 6/10

   Amelia Cobos 



No comments:

Post a Comment