Wednesday, 30 July 2014

Kon-Tiki


En 1947 el antropólogo noruego Thor Heyerdahl (1914-2002) desarrolla una teoría según la cual la Polinesia podría no haber sido poblada por personas llegadas desde Asia, como aseguraban los expertos de la época, sino colonizada por indígenas llegados desde América del Sur que habrían atravesado el océano Pacífico en balsas de madera.

A fin de demostrar su teoría, Heyerdahl construye una balsa al estilo precolombino a la que llama Kon-Tiki (dios creador de los incas) y, junto con cinco acompañantes, se dispone a hacer un viaje de 8.000 kilómetros, durante 101 días, que los llevará desde Perú a la Polinesia, a la deriva, tan solo guiados por el viento y las corrientes marinas.

Kon-Tiki ha sido hasta el momento la película más cara de origen noruego. Basado en hechos reales, el film supone no solo un repaso a la historia de la humanidad, sino la vuelta de uno de los géneros más exitosos y también más olvidados en los últimos años: el cine de aventuras.


Apta para todos los públicos, Kon-Tiki es una de esas películas que uno no se cansa de ver, a pesar de que se le puedan encontrar ciertos defectos. Quizá los personajes no están todo lo bien definidos que debieran (salvo el del propio Heyerdahl, interpretado de forma muy efectiva por Pål Sverre Hagen), pero Kon-Tiki cumple con creces su principal objetivo: entretener de principio a fin y conseguir que el espectador no se desentienda de la historia en ningún momento.

En el aspecto técnico, Kon-Tiki es también una experiencia para los sentidos y es que cuenta con una gran fotografía y una emotiva banda sonora a cargo de Johan Söderqvist. Planos muy cuidados e impresionantes efectos digitales que recrean tiburones, ballenas e incluso un loro (que nunca han existido), no hacen sino sumar a un conjunto que ya de por sí es muy bueno. No te pierdas el video sobre los efectos visuales que dejo a continuación, porque te va a sorprender.


Éxito rotundo en las carteleras noruegas, esta cinta muestra cine dentro cine, pues recrea el documental que el propio Heyerdahl y su equipo grabaron durante la travesía y con el que ganó un Óscar en 1951. Es, además, una buena forma de conocer un poco más sobre un hecho histórico y de demostrar a las nuevas generaciones que ciencia e historia no tienen por qué ser aburridas. Al final de la misma nos muestran las fotografías reales de los protagonistas de esta hazaña que conmocionó a la humanidad.

Esta película fue una de las grandes revelaciones de la pasada temporada cinéfila y fue nominada al Oscar, como mejor película de habla no inglesa; a los Globos de Oro, y a los Satellite Awards, aunque finalmente no consiguió hacerse con ninguno de estos premios.

Como dato anecdótico para quienes son reticentes al cine de aventuras que no proviene del otro lado del Atlántico, esta película está dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg, pareja de directores a los que ya hemos visto en Hollywood dirigiendo a Penélope Cruz y Salma Hayek en la nada memorable «Bandidas». Eso sí, Joachim Rønning y Espen Sandberg son ahora más conocidos no solo por su dirección de esta aventura épica, sino porque han decidido seguir pisando fuerte en Hollywood y ya están manos a la obra con la nueva entrega de Piratas del Caribe.


En definitiva, puede que Kon-Tiki no sea una película repleta de genialidades al más puro estilo Hollywood, pero consigue que el espectador pase un rato agradable y la recuerde de forma entrañable.

Lo mejor: Una fotografía impecable.

Lo peor: El argumento pierde un poco de fuerza cuando opta por seguir subtramas de intriga más que de aventuras.

Valoración: 8’5/10
Amelia Cobos


No comments:

Post a Comment