Tuesday, 16 September 2014

Grand Piano


Tom Selznick (Elijah Wood) es uno de los pianistas más destacados de su generación, pero se ve obligado a dejar su profesión durante un tiempo cuando al ejecutar «La Cinquiette», una pieza extremadamente complicada, se bloquea ante el público desarrollando a partir de entonces un acusado pánico escénico. Unos años más tarde, animado por su mujer, vuelve a los escenarios con un concierto en Chicago que despierta la máxima expectación. Sin embargo, cuando Selznick se sienta al piano encuentra entre las partituras una nota que le indica que si falla una sola nota, morirá. A partir de ese momento, el protagonista deberá continuar con su concierto enfrentándose no solo a su propio pánico, sino a la angustia que le provoca descubrir que está siendo apuntado por el láser de una mirilla telescópica. El compositor se pregunta el motivo por el que un francotirador estaría dispuesto a acabar con su vida, todo ello mientras intenta concentrarse para no cometer errores y sin que el público que abarrota la sala sea consciente de lo que está sucediendo.

Aunque el argumento del loco de turno que quiere acabar con el protagonista sin que este sepa la razón ya lo hemos visto en más de una ocasión, lo cierto es que la ocurrencia de trasladar la acción a un concierto es, cuando menos, novedosa. Grand Piano es un thriller extenuante que comienza con unos inquietantes títulos de crédito y una fabulosa banda sonora compuesta por Víctor Reyes.


La idea de llevar a la gran pantalla Grand Piano rondaba desde hacía tiempo por los despachos de Hollywood sin que terminara de tomar forma. Y es que la localización en un espacio único, al más puro estilo Buried (Enterrado), hacía que muchos la consideraran poco susceptible de convertirse en una realidad. Finalmente, fue el director valenciano Eugenio Mira quien decidió lanzarse a la palestra y rodar la película que fue seleccionada para inaugurar el Festival de Cine de Sitges en su 46ª edición.

En el aspecto técnico, poco se le puede reprochar a Grand Piano. Damien Chazelle consigue con su guión captar la atención del espectador dosificando de manera brillante la información que este recibe, en un thriller en el que la mayor parte del tiempo vemos al protagonista tocando el piano. Como anécdota, decir que es Wood quien toca realmente el piano, a excepción de un par de escenas en las que había partes tan difíciles de ejecutar que resultaban complicadas incluso para un pianista profesional.

Los actores Elijah Wood, John Cusack y Don McManus realizan un trabajo reseñable, así como el resto de protagonistas quienes defienden sus personajes de forma más que correcta. La fotografía es impecable, como la realización, que consigue planos espectaculares desde todos los ángulos posibles, especialmente de Wood al piano.


En definitiva, Grand Piano es una de esas películas que te atrapan desde el primer instante, mientras la tensión aumenta gracias a una impresionante banda sonora, a un guión arriesgado y a la precisión con que Mira juega con el espacio-tiempo. 

Lo mejor: Muy buen trabajo de dirección por parte de Eugenio Mira. 

Lo peor: Queda una leve sensación de que la película podría haber dado algo más de sí. 

Valoración: 9/10
 Amelia Cobos


No comments:

Post a Comment