Tuesday, 23 September 2014

Malavita


Fred Manzoni (Robert De Niro) es un capo de la mafia que delata a sus compañeros para no ir a la cárcel y, tanto él como su mujer Maggie (Michelle Pfeiffer) y sus hijos Warren (John D’Leo) y Belle (Dianna Agron), pasan al programa de protección de testigos de los Estados Unidos. A fin de mantenerlos a salvo, el agente Robert Stansfield (Tommy Lee Jones) decide enviarlos a vivir a una pequeña localidad francesa y, aunque la familia hace todo lo posible para adaptarse al nuevo entorno y a su nueva vida, muy pronto recuperarán sus viejas costumbres.

Sin lugar a dudas, los mafiosos son unos de los personajes que más éxito han regalado al mundo del cine: tipos implacables y sin escrúpulos capaces de cualquier cosa. Pero en un entorno dispuesto a buscar el lado divertido de todas las cosas, los mafiosos también han pasado por la máquina de reciclaje de Hollywood para ser, en ocasiones, personajes divertidos.

Esa es precisamente la premisa que Luc Besson nos propone en esta película (una adaptación de la novela «Badfellas» de Tonino Benacquista), la de ver a los mafiosos desde un punto de vista cómico. Para ello, se ha rodeado de un buen elenco de actores con Robert De Niro y Michelle Pfeiffer a la cabeza, quienes pese a que no nos ofrecen el mejor de sus papeles, destilan una importante química como pareja.


Desde luego, la historia que nos cuenta Malavita no es realista, pero tampoco cae en el tópico de enganchar un gag con otro sin llegar a contar nada. Es cierto que por el camino parecen quedar varias subtramas un tanto abandonadas, pero el estilo de dirección de Besson nos lleva a preguntarnos si se habrá olvidado de ellas o acaso lo habrá hecho a conciencia, pues el director no profundiza demasiado ni en la personalidad de los personajes ni en las cosas que les van sucediendo, limitándose más bien a explotar el juego que pueden dar ciertos detalles superficiales. Eso sí, en esta comedia todos los personajes tienen su momento de gloria en diferentes escenas, incluido el perro de la familia llamado (cómo no) Malavita.

Por lo que se refiere a los actores, pese a que como ya he mencionado, De Niro no está ofreciendo grandes interpretaciones últimamente y este es un ejemplo más, destaca Michelle Pfeiffer a quien no solemos ver con frecuencia en el género de la comedia. Salvable es también la actuación de Tommy Lee Jones quien, aunque por momentos parece estar totalmente desconectado de la escena, defiende su papel más allá de que su presencia resulte meramente anecdótica.


A pesar de que hay aspectos muy mejorables en general, si el espectador busca una comedia con toques de humor negro y violencia, donde los actores cumplan más o menos, Malavita puede ser una buena opción para pasar una tarde entretenida. Puede que no la recuerdes como la mejor película que has visto, pero tampoco como la peor.

Lo mejor: el guiño al «Uno de los nuestros» de Scorsese, uno de los principales productores ejecutivos de la película.

Lo peor: recurre con frecuencia a los tópicos que los estadounidenses tienen sobre los franceses, algo que no termina de encajar cuando la película se ve en Europa.

Valoración: 6/10 
 Amelia Cobos
 



No comments:

Post a Comment