Wednesday, 24 September 2014

Robocop (2014)


Existe un discurso extendido entre la comunidad cinéfila cuando se habla de la posibilidad o de la certeza de un nuevo remake de una película mitificada a través del paso del tiempo. Y es ese discurso que versa sobre la "necesidad" o no de realizar una nueva versión de un clásico incontestable. ¿Quién no ha oído alguna vez eso tan manido de "remake innecesario" en alguna conversación cinéfila que se precie cuando se habla de tal o cual film?

Bien, yo opino que más que preguntarnos si un remake es necesario o innecesario (porque al fin y al cabo...¿qué cine es necesario?) deberíamos preguntarnos por qué debemos sufrir remakes tan pésimos (o como el caso que nos ocupa hoy, horrendo) como los que últimamente deben sufrir nuestras pobres retinas.

Ya que si un remake puede aportar nuevas lecturas con respecto al original y superarlo ampliamente (como por ejemplo en "La Cosa" de John Carpenter o "Amanecer de los muertos" de Zack Snyder), ¿dónde está el problema? Claro que estos ejemplos suelen ser los que menos ya que por cada "La Cosa" que aparece debemos tragarnos cien "Terror en la niebla" (espantoso remake del clásico "La Niebla" de, una vez más, el maestro Carpenter).


Y es en este segundo grupo, el de adaptaciones infrahumanas, donde debemos englobar a la película (por llamarla de algún modo) que hoy nos ocupa, nada más y nada menos que un remake de esa obra maestra de la ciencia ficción de los años ochenta (concretamente 1987), titulada "RoboCop".

"RoboCop" (la primera, la buena), fue una pequeña joya del cine ochentero que combinaba acción, violencia y tecnología (algo que en aquellos tiempos a algunos les dió por llamar "Cyber punk") y que resultó una agradable sorpresa en un tiempo en el que no había Internet y las películas no llegaban tan intoxicadas por la sobreinformación que sufrimos hoy día. Realizada con maestría por el holandés Paul Verhoeven e interpretada de manera soberbia por Peter Weller en su papel de robot policía, su hábil combinación de ciencia ficción, humor (muy, muy negro) y acción futurista la colocó instantáneamente en la historia del Cine.


Recuerdo en el año de su estreno que en Barcelona se estrenó solamente en un cine (el Comedia, cine que afortunadamente, aún existe) y por lo tanto las colas daban la vuelta a toda la manzana (como ya digo no había Internet por lo tanto afortunadamente no podías bajarte la peli en calidad pésima antes del estreno). Recuerdo también que para hacer más llevaderos los ratos en la cola, había un tipo disfrazado con una réplica idéntica de la armadura del protagonista y que hacía las delicias de aficionados al cine a los que como yo, ya les había robado el corazón antes incluso de haber visto la peli. Todo este rollo es para explicaros (porque si no lo sabéis...¿dónde estábais en los 80?) el bombazo que supuso el film original.

Bien, hasta aquí lo bueno, porque  casi treinta años, dos secuelas y una serie de dibujos animados después se pone en marcha un remake protagonizado por el actor con menos carisma del mundo (creo que se llama Joel Kinamman o algo así), dirigido por un tal Jose Padilha (que venía de hacer una que se titulaba "Tropa de élite", cosa que no pienso ver después de esto) y con tres viejas (y no tan viejas) glorias de Hollywood para secundar y dar prestigio a este nuevo RoboSoso (perdón, RoboCop), como son Gary Oldman, Samuel L. Jackson y Michael Keaton.



No me voy a explayar en decir todo lo que no me ha gustado de esta nueva versión porque de lo contrario, no acabo de escribir en un mes. Tan solo decir que es uno de los remakes con menos alma, pasión por lo que está contando e interés que he visto nunca. Ah si, y espectacularmente aburrida. La buena notícia es que gracias al estreno del remake han reeditado la original en Blu-Ray.


Chema Ponce





No comments:

Post a Comment