Thursday, 30 October 2014

Bienvenidos Al Fin Del Mundo

Recordando tiempos pasados


Gary King (Simon Pegg) es un hombre apunto de llegar a la mediana edad que está atrapado en los recuerdos de su adolescencia y con una espina clavada, no haber completado “La Milla Dorada”, una ruta consistente en tomar una pinta en cada uno de los doce pubs que residen en el pueblo de Newton Haven. Veinte años después consigue reunir a sus antiguos compañeros de aventuras para rememorar esa noche e intentar completar lo que una vez dejaron a medias, pero una serie de sucesos inesperados y viejas rencillas del pasado harán que el destino de la humanidad penda en las manos de este grupo de bebedores.

Bienvenidos al fin del mundo nos trae la última parte de la denominada trilogía del Cornetto que su director Edgar Wright (Scott Pilgrim) y su reparto llevan deleitándonos en la última década, tras abarcar el tema del apocalipsis zombie en Zombies Party (2004) y las buddy movies en Arma Fatal (2007), menos conocida que la primera pero igual o más brillante, ahora le toca el turno a la ciencia ficción en su vertiente mas clásica como la invasión alienígena todo aderezado con el toque de humor británico que bien sabe hacer este conjunto inglés a lo Monty Python de andar por casa.


El reparto encabezado por Simon Pegg habitual del director y que últimamente le podemos ver en casi todas las producciones recientes del realizador J.J.Abrams (Star Trek, Mission Impossible III) vuelve a realizar una actuación muy en su línea con un personaje acabado y que necesita de sus amigos para volver a brillar como lo hiciera en un tiempo mejor, viene acompañado por Nick Frost que suele ser la réplica de Pegg cual Laurel y Hardy en las películas del director, que esta vez hace el papel de un ex-bebedor como contrapunto del protagonista. 

También en la cinta podemos disfrutar de Martin Freeman, que su carrera no ha hecho más que alcanzar sus papeles más reconocidos para el público como son el de Bilbo Bolsón en la trilogía de “El Hobbit” o del Doctor Watson en la serie de “Sherlock” de Steven Moffat.

La película consigue su propósito de divertir y sorprender en su primera hora sin mucho problema, los personajes conectan rápido con el espectador y el humor tan británico que hace gala el guión no es tan mordaz como en las anteriores películas pero sigue funcionando. El tramo final quizá adolece un poco de repetición de clichés para llegar a un desenlace que levanta el vuelo de la película, inesperado y totalmente utópico con unos geniales últimos cinco minutos, dejando un buen sabor de boca al espectador y esperando que la “trilogía” sea continuada de alguna forma en el futuro ahora que el director a rehusado a hacerse cargo de la ultima película que tiene en preparación Marvel, Ant-man, a la que llevaba unos años dedicados a la pre-producción y que había sido uno de sus sueños.


Si te gustan las comedias Británicas o simplemente quieres pasar un buen rato con una película ligera pero con cierto mensaje en su interior y que seguramente no defraudará a casi nadie, ideal para un fin de semana como los que se acercan en casa, donde al final acabarás queriendo salir a por una buena pinta a tu pub más cercano. 


Síguenos en 

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 


No comments:

Post a Comment