Monday, 27 October 2014

La Mejor Oferta


El cineasta italiano Giuseppe Tornatore (Oscar por su obra más famosa “Cinema Paradiso” en 1989) nos narra una historia ocurrida en Italia en la cual un prestigioso marchante de arte y agente de subastas británico llamado Virgil Oldman (Geoffrey Rush) debe hacerse cargo de una importante colección de objetos antiguos que forman parte de la herencia recibida por la joven Claire (Sylvia Hoeks), una dama misteriosa que sufre agorafobia (fobia a las grandes distancias y a salir al exterior).

Por lo tanto se comunica con nuestro protagonista a través de las paredes de su villa, sin que él pueda verla nunca. En una de sus visitas a la casa, donde se encuentra tasando y organizando las diferentes antigüedades, Oldman percibe en el suelo un extraño objeto formado por unos mecanismos parecidos a los que se encuentran en el interior de los relojes y decide cogerlos y enseñárselos a Robert (Jim Sturgess), un relojero de confianza a quien pronto pondrá al corriente del comportamiento de la misteriosa mujer.



El relojero informa a Oldman que la pieza parece un engranaje de un antiguo robot que existió dos siglos atrás e invita al experto en arte a que le traiga el resto de piezas para que puedan acabar el autómata.

Fascinado por Claire, Oldman aumenta sus visitas a la villa y acabará enamorado de ella, no pudiendo resistir la tentación de intentar averiguar cómo es físicamente.

Tornatore nos ofrece una combinación de drama, thriller y unas gotas de erotismo vouyeur en un film elegante tanto en su puesta en escena, como en los decorados, escenarios naturales y vestuario; y en la cual brilla la interpretación de Geoffrey Rush (algo muy habitual en él), bien secundado por unos actores poco conocidos para el gran público. Con una duración cercana a las dos horas de metraje, la historia se desarrolla de una manera pausada sin ser nunca aburrida, y cuando parece que la historia se debilita por una serie de acontecimientos (que no contaré para no chafaros el film), que por otro lado deben surgir de manera obvia, la historia vuelve a mostrarse interesante cuando la trama toma otros derroteros.


Tal vez el único “pero” que se le pueda poner a la película sea su final, no por ser malo o inadecuado, aunque de todos modos esto es algo más una apreciación personal que algo que lastre al film. Ya me diréis que os pareció a vosotros.

Un film europeo elegante, sobrio, algo triste (no os voy a engañar), pero recomendable.


Chema Ponce


No comments:

Post a Comment