Monday, 9 February 2015

El Viento Se Levanta

Gracias Maestro


Hablar de “El Viento se Levanta” es hablar del sueño de su director, el más que posible punto final a la carrera de uno de los mejores directores que la animación han dado en la historia del cine. Hayao Miyazaki que muchos conoceréis por ser una de las mentes detrás del estudio Ghibli famoso por películas como “Mi Vecino Totoro”, “La Princesa Mononoke” o “Ponyo” entre otras y que han estado treinta años ofreciéndonos sus mundos mágicos e historias que no tienen nada que envidiar a las de la casa del ratón en sus mejores momentos.

Es el sueño de su director porque en esta película Miyazaki nos ofrece una historia que siempre le ha fascinado y que siempre ha querido plasmar en alguna de sus películas y que por fin ha conseguido llevar a la gran pantalla, la biografía de Jiro Horikoshi, el diseñador y constructor del célebre avión de combate “Zero” que uso la aviación Japonesa durante la segunda Guerra mundial, conocidos especialmente por ser los usados para el ataque de Pearl Harbour.

Posiblemente la figura de Jiro no sea muy conocida, además de un personaje histórico tan vinculado con la segunda guerra mundial no sea el personaje que nos imaginábamos a la hora de pensar en una película del estudio Ghibli, reconocidos por sus películas pro naturaleza y antibelicistas. Pero el film no busca reflejar cómo se llegó a crear la máquina de guerra, si no en cómo un hombre lucha para cumplir su sueño y es atrapado en las dificultades de la época.


Por esto se puede llegar a pensar que quizá a priori pueda parecer que sea la producción más alejada a lo que el estudio nos tenían acostumbrados últimamente, adaptaciones de libros juveniles llenos de fantasía y momentos mágicos, pero no deja de tener todos los ingredientes y señas del estudio aunque con una historia más adulta y enfocada a los que llevamos disfrutando de sus historias y que ya hemos crecido.

La historia se desarrolla desde la niñez de Jiro y como con una revista americana descubre al que sería su inspiración en el mundo de la aeronáutica y marcaría su sino, hasta el final del desarrollo de la aeronave que le haría famoso con un ritmo pausado, más típico de una película de imagen real que de animación, utilizando la relación entre el protagonista y Naoko, la heroína de esta película, que con sus encuentros y separaciones a lo largo de la historia sirven como hilo conductor. Como bien podéis imaginar no es una película alegre y con un final feliz ya que la época que retrata no daba para éstas, no llega a los niveles de otra película del estudio como es “La tumba de las Luciérnagas” ya que esta al menos esta nos deja un mensaje de esperanza y que todos los sueños por difíciles que sean son posibles siempre que se luche por conseguirlos.

A nivel técnico la película no hace gala de grandes efectismos y es bastante conservadora, con unos diseños marca de la casa y una utilización de una paleta más brillante y colorida cercana a la utilizada en “Ponyo” como contrapunto a lo que podría invitar la historia. En el tema auditivo contamos por expreso deseo del director con una pista de audio en mono, dándole más si cabe ese toque austero al film. Recomendable su visionado en versión original, aunque el doblaje español no es malo si tiene una selección de voces bastante mediocre en algunos casos, las voces infantiles al principio por poner un ejemplo.


Para terminar solo decir que es una película agridulce, que no será del gusto de los más pequeños de la casa, pero sí de aquellos, que como decía anteriormente, hemos crecido viendo las películas que el maestro Miyazaki ha ido brindándonos todo este tiempo. Film que disfrutaremos de principio a fin como una carta que no queremos terminar de leer porque al final sabemos que no es una carta cualquiera, es más una de despedida y cuando veamos los títulos de crédito terminar no podemos más que dar gracias por todas esas historias que ya son parte de nuestra cultura y que difícilmente se volverán a repetir en mucho tiempo.

Gonzalo “Shinterry” Bielsa



Síguenos en

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 

No comments:

Post a Comment