Thursday, 21 May 2015

Perdida (2014)


David Fincher vuelve a demostrarnos que cuando quiere, puede ser un genio del thriller en mayúsculas. Con esta adaptación del best seller de Gillian Flynn (que también firma el guión de la cinta), el director de la obra maestra Se7en vuelve a hacer lo que mejor se le da, que es envolver al espectador en un ambiente sórdido que nos atrapa hasta lo rayar en lo enfermizo.

En el quinto aniversario de su boda, Nick (Ben Affleck) vuelve a casa tras la alerta de un vecino para descubrir que ha sido asaltada y que su esposa Amy (espectacular Rosamund Pike, merecedora de todos los premios y nominaciones que se ha llevado por esta interpretación) ha desaparecido en extrañas circunstancias. Sin embargo, todo apunta a que el marido es el culpable de todo esto.

Los policías asignados a investigar el caso analizan el comportamiento atípico de Nick, que se esfuerza por aparentar ser el esposo modelo que todos creen que es, aunque poco a poco las sospechas aumentan al demostrar que poco o nada sabe de la vida cotidiana de su mujer, sus amistades en el vecindario, etc.


A modo de flashbacks el diario de Amy cobra vida ante nosotros: nos cuenta cómo se conocieron, cómo surgió una historia de amor idílica que poco a poco se va deteriorando hasta transformarse en pesadilla. La recesión hace que ambos pierdan sus trabajos y que su vida perfecta en Nueva York se derrumbe como un castillo de naipes en el momento en el que Nick decide volver a sus raíces, a su pueblo natal en Missouri, donde deben cuidar de su madre enferma. Él se vuelve distante y taciturno, mientras que Amy empieza a temer por su integridad física debido al cambio de carácter de su marido.

Aún así, hay algo en la historia de Amy que no termina de encajarle a la detective que dirige el caso. Siguiendo con los flashbacks, es esta vez el marido quien nos deja ver su versión de los hechos, y aquí es donde vemos que ambos son tal para cual: manipuladores, embusteros... La historia de amor perfecta se convierte en la historia de un crimen pasional perfecto, en la coartada perfecta, en el final feliz inesperado de dos seres enfermos que sólo alguien con la habilidad de Fincher para retratar lo peor del ser humano es capaz de colarnos con tanta maestría.


Una película de 10 para aquellos que no se conforman con las historias tradicionales ni con los argumentos machacados hasta la saciedad. Dos horas y media que se pasan volando enredados en la telaraña de mentiras de este feliz matrimonio infeliz.

Marga Martín

Síguenos en

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 

No comments:

Post a Comment