Tuesday, 22 September 2015

Chappie


De las manos de Neill Blomkamp nos llega “chappie”, un título en el que  el director nos trae una historia situada en un futuro próximo, donde la robótica y los avances tecnológicos se abren paso en la seguridad ciudadana a la par que chocan con conceptos ideológicos sobre la evolución; entremezclando crítica social con conceptos más profundos como el despertar de la conciencia, la influencia y la propia identidad del ser, de lo que nos hace únicos. El director vuelve a tratar los análisis de la sociedad real en un film de ciencia ficción en el que nos presenta a un entrañable personaje, el robot Chappie, quien absorberá por completo el protagonismo de la cinta a pesar de incluir grandes actores en su reparto como Hugh Jackman.

Nos situamos en Johannesburgo, en un tiempo en el que la robótica y los inventos tecnológicos de una empresa de seguridad ha llevado a que el cuerpo de policía esté formado casi en su totalidad por androides de seguridad, quienes se enfrentan a las pandillas y guerrillas locales y han disminuido la tasa de criminalidad de la ciudad a cifras record.


Uno de estos robots, averiado en combate y declarado como “desechable e inservible”, le cambiará la vida a Dean, su creador (Dev Patel), quien decide implantarle, aún en contra de la opinión de sus jefes, un nuevo software capaz de dotar al robot de inteligencia y conciencia propia, diferenciándolo del resto de droides policía autómatas y atribuyéndole una personalidad única. Pero lo que Dean no esperaba era que su nuevo prototipo fuera robado por una pandilla de delincuentes en apuros. El robot despierta, asustado y desconcertado, rodeado por su creador y un grupo de delincuentes que discuten y quienes pasarán a ser su futura familia. Desde ese momento, su creador se da cuenta que ha creado un ser mecánico con la conciencia e inteligencia de un niño, un niño al que hay que enseñar, educar y formar desde cero su temprana e inocente conciencia. 

Desde este punto del film comienza a tomar forma y desarrollarse la personalidad de un entrañable personaje con el que crearemos un especial vínculo de empatía desde el inicio, quien, envuelto en un conflicto moralista entre las diferentes intenciones de su creador y su nueva familia de delincuentes. A su vez, Chappie ha de hacer frente a una amenaza mayor, su antagonista y detractor filosófico de la idea de que pueda existir un ente robótico con personalidad propia y enemigo a la vez de Dean, y que intentará acabar con todos, consiguiendo unir al grupo en un final emotivo, inesperado y trascendental.



El director de films como “Distrito 9” o “Elysium” no abandona la idea de reflejar críticas a la sociedad y al pensamiento global, intentando concienciar con “Chappie” sobre la importancia de la influencia y la educación. Con esta película afronta temas como la trascendencia del alma y de la propia identidad, lo que nos hará pensar a más de uno en una historia que quizás pueda pecar de querer profundizar en demasiadas ideas, pero que disfrutaremos de principio a fin sin dejar a nadie indiferente con el inesperado final de nuestro nuevo y entrañable amigo metálico.

Alberto G.M.


Síguenos en

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 


No comments:

Post a Comment