Wednesday, 6 April 2016

Un Día Perfecto


"Un día perfecto" en una guerra invisible es la adaptación personal que Fernando León de Aranoa nos ha traído al cine de la novela "Dejarse llover" de Paula Farias. El director y la escritora se conocieron durante el rodaje del documental Invisibles.” Mientras trabajas en un proyecto surge el siguiente…” (Fernando León, entrevista TVE).

Un grupo de cooperantes de guerra intentan sacar un cadáver de un pozo y devolver a la normalidad a una pequeña comunidad que ha perdido su única fuente de agua. Las circunstancias hilarantes, cómicas y dramáticas que tienen que sortear para poder hacerlo, nos muestran un conflicto de los Balcanes descontextualizado que podría situarse en cualquier lugar. La película se rodó en el entorno del Parque Natural de Sierra Nevada de Granada y para los que conocemos bien ese paisaje, ser consciente de los artificios del cine nos sacaba de la historia en algunos momentos.

Un día perfecto cuenta con el reparto más internacional con que hasta hora había trabajado el director. Benicio del Toro, Tim Robbins y Olga Kurylenko encabezan este cartel de estrellas internacionales que despistan al espectador cuando se entera de que la cinta es española.


Los personajes están cuidados al detalle, no es casualidad que el protagonista de esta historia se llame Mambrú (Benicio del Toro) y sea un colaborador que se ha ido a la guerra de los Balcanes. Por cierto, ¿es posible que un actor que no ha parado de trabajar se ponga de moda sin dejar de estarlo?. Pues sí, esa es la definición del momento actual de Benicio del Toro. Por otro lado “B” (Tim Robbins), es un cooperante veterano cuya herramienta para enfrentarse a la crueldad de la guerra reside en un humor corrosivo e irónico. 

Otro punto fuerte de  esta obra son los diálogos. Aranoa siempre destaca en este apartado y en esta ocasión tampoco nos defrauda. Aunque se mueve dentro de su inconfundible estilo, este trabajo se tinta de un tono diferente que nos recuerda un poco a los hermanos Cohen.

La fotografía, siempre de calidad, de Alex Catalán ("La isla Mínima" y" También la lluvia") le aporta la sensación de frialdad que la historia necesita. 

La elección de la música, un repertorio de rock clásico, ha sido bastante criticada por considerarla intrusiva, poco elegante y redundante en cuanto a intencionalidad pero, críticas sesudas a parte, funciona bastante bien.


Es una historia bien contada y aderezada y aunque el ritmo no es su fuerte, te mantiene atento durante todo el tiempo. No se casa con un género concreto, a veces parece una comedia, otras un drama, incluso en ocasiones parece que estas viendo una road movie. Pero lo más importante que es que te hace reflexionar al tiempo que te hace reír.

J. A. Destruktioner

Síguenos en

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 


No comments:

Post a Comment