Thursday, 25 May 2017

The Legend of Zelda: Breath of the Wild


No hay saga que más HYPE despierte en la comunidad de Nintendo que The Legend of Zelda, y si encima viene de la mano de una nueva consola las expectativas están por las nubes. En mi caso, y siendo poseedor de una WiiU, el lanzarme a comprar el combo Switch+TLOZ no entraba en mis planes por lo que me daba un poco de miedo que el port a la máquina abandonada de Nintendo no estuviese a la altura de lo que promete siempre un nuevo Zelda pero, aunque con sus defectos, cumple de maravilla.

En cuanto al argumento, nos sitúa hace diez mil años donde la región de Hyrule, altamente desarrollada con tecnología, en la que crearon unos artefactos para ayudar al héroe y la princesa en caso de volver a ocurrir el cataclismo. Cuatro bestias divinas que estarían controladas por cuatro campeones y un ejercito de máquinas autónomas llamadas guardianes serían las piezas claves para combatir contra Ganon. Pero no todo sale como esperan y Link, nuestro héroe, es puesto en el santuario de la resurrección durante 100 años para recuperarse mientras Zelda mantiene la lucha contra Ganon, sellándolo en el castillo de Hyrule.

En cuanto a la jugabilidad, nos encontramos ante un mundo enorme por descubrir y donde todo lo que está a nuestra vista es alcanzable de un modo u otro (nadando, escalando, volando, etc.). Es algo que me ha dejado muy gratamente satisfecho ya que, en la mayoría de los sandbox, existen esos muros invisibles donde hay lugares inalcanzables. Otra de las cosas que más me han gustado es que toda situación o puzle a resolver no tiene una única solución posible por lo que la respuesta queda a mano de la imaginación del jugador que se enfrenta al reto. Como sandbox, está claro que este Zelda marcará un antes y un después del cómo se deben hacer las cosas en el género. En cuanto al combate, hay que andar con cuidado ya que las armas tienen durabilidad y nos quedaremos sin ellas al usarlas. Lo mismo nos pasará con los escudos y los arcos. Además, contaremos con nuestra piedra Sheikah tanto para resolver puzles como para recopilar información del mapa en las torres o para ayudarnos en esos combates con las bestias de tamaño más grande.



En cuanto al apartado gráfico, es verdad que la versión de WiiU ha salido algo peor parada al tener menos resolución y menos definición que la versión de Switch. Caídas de frames encontramos en las dos versiones, aunque son más frecuentes en la versión de WiiU pero no hacen que sea injugable ni excesivamente molesto. Artísticamente, es una delicia. No puedo ponerle ninguna pega aunque habrá gente que esta estética cartoon no le llame la atención.

El apartado sonoro puede que sea el más minimalista de toda la saga. Prácticamente, el juego solo muestra temas instrumentales más contundentes en los enfrentamientos y temas más ambientales durante el resto. Es alucinante como con tan poco se puede hacer sentir tanto.

En conclusión, Breath of the wild es un juego que todo amante de los RPG y Sandbox debería de jugar. Su extensísima duración nos da juego y mil cosas por hacer durante más de un centenar de horas aunque con unas 50 horas más o menos se puede pasar el juego con nivel más que aceptable pero nos perderemos mucho contenido.


Nota: 9,5

Lo mejor: el mapa, la variedad de soluciones a una misma situación.

Lo peor: las caídas de frames.


Manu Valero

Síguenos en

Google+  Instagram  Twitter  Youtube  Facebook 


No comments:

Post a Comment